en EPV

El misterio de las pirámides mayas y el argonauta.



Este año hemos realizado las jornadas de convivencia en el IES Antonio Hellín Costa ambientadas sobre Sudamérica.

Para dicha ocasión, hemos preparado un Scape-room basado en la temática maya. Tengo que decir que ha sido un placer trabajar con mis compañeros David y Kike del departamento de matemáticas y que entre todos hemos sacado la historia adelante.

Parte de las pruebas las hemos extraído del scaperoom «el club de los pitagóricos» del IES Gabriel y Galán aunque la ambientación y adaptación han sido propias.

Hemos realizado 3 sesiones, cada sesión formada por 3 grupos de 5 personas. Antes de meterlos en la sala hemos preparado un email para ambientarlos.

“Buenos días.

Le escribo desde el centro de estudios arqueológicos de Yucatán para pedirle ayuda. Nos pusimos en contacto con los profesores del IES Antonio Hellín Costa solicitándoles chicos aventureros e ingeniosos, ellos nos dieron su contacto y lo recomendaron como persona idónea para ayudarnos a resolver este misterio:

Hace dos semanas, el investigador Alberto Ruz Lhuillier, nos comunicó emocionado que había encontrado una nueva sala dentro de Chichén Itzá, dentro de la tumba de Pakal, y, lo más sorprendente, en la puerta había inscripciones en griego datadas desde hace más de 2500 años de antigüedad, algo completamente incomprensible.

No hemos vuelto a saber nada de Alberto, de hecho, estas son las últimas imágenes que tenemos de la cámara de seguridad del templo.

Últimas imágenes de Alberto

No sabemos por qué distintas civilizaciones separadas por miles de kilómetros decidieron construir esas inmensas moles de piedra, ni cómo llegó el alfabeto griego hasta ese lugar. Lo que sí tenemos claro es que la respuesta está en la última sala que visitó el profesor Alberto. ¿Te atreves a entrar con nosotros?»

y le hemos proyectado el siguiente vídeo montado por Kike.

Una vez dentro se han encontrado con 3 cajas de colores y un epitafio contando la historia que hay detrás de esos descubrimientos además de 13 desafíos que han tenido que resolver en grupo. La verdad es que ha sido muy emocionante ver a los chicos en acción. Cada equipo por separado no podía resolver todo el misterio y tenían que unirse y colaborar entre ellos sin competir para poder salir todos vivos.

Me encantaría poner el epitafio y las pruebas por aquí pero no queremos reventar el scaperoom para futuras ocasiones. De todas maneras, estaremos encantados de compartirlo con otros profesores que deseen ponerla en práctica en sus aulas.

Aquí tenéis un pequeño vídeo resumen de la actividad.

Escribe un comentario

Comentario