en Lengua, Rebeca

La historia de Rebeca

Uno de los problemas más frecuentes en la lengua son las faltas de ortografía. He preparado una actividad enfocada a un grupo de unos 12 alumnos de refuerzo escolar, fundamentalmente inmigrantes.
La mejor manera de evaluar y enseñarles ortografía es a partir de sus propios escritos, pero claro, los dictados suelen ser aburridísimos. Están enfocados a ponerles «trampas» ortográficas, convirtiéndolo en una tarea tediosa.
La idea que he tenido, y que empezó el miércoles pasado ¡Marzo del 2011!, es crear una Historia grupal, como una partida de rol pero controlada. He creado un personaje ficticio con el cual algunos se pueden sentir identificados (si no totalmente, sí en parte).

Les he leido la introducción de ese personaje y cada semana, uno de ellos tendrá que continuar la historia. Empezaremos la clase leyéndola y corrigiendo las faltas de ortografía en grupo. Me gustaría que se ilusionaran y les motivase a escribir historias y aventuras, aunque sea pensando en lo que se van a reir sus compañeros.
Si veo que la cosa se torna aburrida, antes de descartarla completamente aderezaré la historia introduciéndole nuevos personajes, un profesor odioso, una pandilla de otro instituto…o incluso alguna aventura (ha desaparecido alguna compañera y encuentran pistas, hay un incendio en el instituto).
He partido de una alumna «imaginaria», inmigrante, con los padres en el paro y con problemas de integración. Como el grupo lo forman alumnos de diversas nacionalidades le he preparado un pasado internacional, para que así cada uno tenga excusa por si quiere poner algun «recuerdo» de su tierra.
Hay que dejarles claro que es ficción y no autobiográfico, pero se pueden basar en su vida si quieren o no se les ocurre nada (nadie lo sabrá pues en principio es todo ficción).
Adjunto el texto introductorio:
LA HISTORIA DE REBECA.
Tengo un nombre poco corriente, supongo que mi madre pasó mucho frío el día que me tuvo y me puso el nombre de una prenda de vestir.
Es la primera vez que me veis por el Instituto. Os preguntaréis qué hago aquí a mitad de curso y por qué tengo ese acento Mejicano. Os lo explicaré.
Mi padre es funambulista. Hemos vivido en el circo y visitado muchísimos países en casi todos los continentes. Ese acento mío no es mejicano, es el acento de “mundo”, mezcla de sudamericano con italiano, argentino y castellano.
El circo con el que vivíamos ha quebrado, por lo que no nos ha quedado más remedio que volver al pueblo de mis abuelos (Torrepacheco). Hoy ha sido mi primer día de clase y he estado muy nerviosa ya que nadie me conocía.
En el recreo he intentado jugar al fútbol pero no me han dejado, decían que era una chica y que jugaba muy mal. Salvo 2 amigas y un chico, nadie quería hablar conmigo durante toda la mañana. Sin embargo, todo ha cambiado a última hora del día.
¡Examen de educación física!, empezamos bien.
Como no estaba aún en las listas me han dejado para el final de la clase. Todo el mundo estaba expectante y algunos se empezaron a reír antes de que empezara mi ejercicio (olvidé decir que soy algo gordita). De repente todo el mundo enmudeció al ver como lo hacía. El profesor empezó a aplaudirme y a felicitarme diciendo que no había visto nunca a nadie moverse así.
Claro, ellos no sabían que desde que tengo 3 años hago malabarismos y equilibrios a diario. Al terminar la clase mi padre estaba esperándome en la puerta y no tuve tiempo ni de celebrarlo.
Esta noche me costó mucho dormirme, pensando en cómo iba a ser mi vida en este sitio. Lo que jamás pude imaginarme era todo lo que me pasó la semana siguiente, pero eso, te lo contaré el miércoles que viene…

Puedes seguir la continuación pulsando aquí

CONTINUACIÓN

Licencia de Creative Commons
blog by Luis Zurita Herrera is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en estuprofe.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at www.estuprofe.com.

Síguenos en Facebook y en twitter:
Sigue @estuprofe
Sigue estuprofe en facebook

Escribe un comentario

Comentario

Webmenciones

  • 2. Y la historia continúa – Blog

    […] empezaba la historia «La historia de Rebeca. Desgraciadamente los niños no quisieron escribir nada. Este año para grata sorpresa mía una de […]

  • Y la historia continúa | Estuprofe

    […] empezaba la historia “La historia de Rebeca. Desgraciadamente los niños no quisieron escribir nada. Este año para grata sorpresa mía una de […]